5 Razones por las que no puedes superar a tu ex pareja. - Más Sobre Psicología

sábado, 25 de mayo de 2019

5 Razones por las que no puedes superar a tu ex pareja.


5 Razones por las que no puedes superar a tu ex pareja

Neruda nos decía que es “Tan corto el amor y tan largo el olvido”, tristemente pareciera que para algunas personas eso es una realidad, ya que a pesar de haber finalizado una relación de pareja hace bastante tiempo, incluso hablemos de años, es sumamente difícil “olvidar” a su ex.

Así que a continuación te mencionaré cinco razones por las cuales has tenido dificultades para olvidar a tu ex pareja. Pero antes de empezar cabe recalcar que si eres de esos románticos hasta el alma en definitiva este artículo te va a sacudir un poco.




1. Recordar es el mejor modo de olvidar.

El padre del psicoanálisis nos lo mencionaba que “recordar es el mejor modo de olvidar” - Sigmund Freud.

Yo sé que en este momento estarás diciendo pero esto es algo paradójico ¿cómo que necesito recordar para poder olvidar?
Es importante entender dos cuestiones, la primera, es prácticamente imposible olvidar ciertas cosas de nuestra vida, sobre todo cuando es algo significativo para nosotros, es decir, es prácticamente imposible poder hacerlo a menos de que sufras de alguna demencia o de algún traumatismo bastante severo.

Por lo cual cuando hablamos de olvidar a una ex pareja nos referimos a un olvido emocional, no cognitivo, y cuando hablamos de olvido emocional nos referimos a que dejamos de sentir lo mismo por esa otra persona, aunque lo recordemos y lo tengamos en nuestra memoria cognitiva, emocionalmente no sentimos lo mismo.

Y es ahí donde viene el gran problema porque lo que queremos es que esa persona desaparezca de nuestra cabeza y eso no es posible, en su lugar lo que debemos de trabajar es en las emociones y sentimientos que nos provoca haber finalizado esa relación de pareja y en aquellas emociones y sentimientos que teníamos por la otra persona, pero siempre teniendo en cuenta que esa persona va a seguir ahí, sigue viva en alguna parte del mundo e incluso existe la posibilidad de que la vuelvas a ver en algún momento.

De ahí la gran importancia del trabajar el duelo afectivo, que para todo ello ya hemos realizado un podcast con anterioridad y te lo dejamos por aquí para que lo puedas escuchar.


Segundo punto importante, hay que recordar lo ocurrido porque seguramente es una experiencia sumamente valiosa, de eso no debemos tener duda, y es importante reflexionar para aprender de ello, hasta a lo peor que nos ocurra tenemos que sacarle partido.



Así que recapitulando debemos de sacarnos de la cabeza la idea de que vamos a olvidar a nuestra ex pareja de manera cognitiva, es decir esos recuerdos no van a dejar de estar ahí, lo que tenemos que hacer es olvidar emocionalmente las emociones o sensaciones que nos traen esos recuerdos consigo, es importante entender que en esta vida de todo se aprende incluso de ese dolor y sufrimiento que puedes estar sintiendo, recuerda que lo que duele es el rompimiento del vínculo y es algo completamente normal.

2. Idealizar.

Otras de las grandes dificultades que nos encontramos el momento de querer olvidar a nuestra ex pareja es el hecho de recordar únicamente aquellos aspectos positivos que nuestra pareja tenía, es decir, idealizamos a esta persona como si fuese perfecta, como si en definitiva no cometiera errores y si los cometía son poco significativos para nosotros.

Esta es otra clave muy importante, ya que debemos de ser realistas con las diferentes razones por las cuales se ha finalizado una relación de pareja, es importante dejar de mirar de manera polarizada las cosas con únicamente lo positivo, cuando existen diferentes situaciones vividas en definitiva positivas no eran.

Hay que ser realistas en ambas partes es decir entender cuáles fueron los errores que pudo haber cometido la otra persona y cuáles son nuestros errores dentro de la relación, recuerda que una relación de pareja se establece entre dos personas y ambos comparten un 50% de la responsabilidad de esa relación de pareja, por lo cual no puedes ni responsabilizar totalmente a la otra persona ni responsabilizarte a ti mismo por completo de lo ocurrido.


3. Ego.

Yo creo que cuando esto ocurre, en el fondo todo lo tenemos claro pero no lo queremos aceptar, y es que a nadie le gusta perder y mucho menos cuando hablamos de una relación de pareja y aún muchísimo peor cuando hablamos de que la relación de pareja terminó debido a una infidelidad, eso es un golpe directo y certero hacia ego.

Donde aunque en primera instancia no lo tengamos claro, la idea central en este punto es porque rayos no está conmigo, “es imposible que alguien no quiera estar conmigo, me considero una persona prácticamente perfecta para él otro”, de ahí que muchas veces al finalizar una relación de pareja lo primero que suele decirse es: “No vas a encontrar a alguien como yo”, y esto porque nos consideramos por encima de otras personas.

Otro factor importante cuando hablamos del ego, es la sensación o la idea que tenemos acerca de la posición de la otra persona, lamentablemente desde pequeños tenemos una idea muy equivocada acerca de lo que nos pertenece, y muchas veces al pasar mucho tiempo en una relación de pareja o al desbocar emocionalmente todo en la otra persona, nos puede llevar a la idea errónea de que esa persona nos pertenece de alguna forma, por lo cual es inconcebible que esa persona no esté con nosotros.

Y aquí es importante trabajar con la idea distorsionada acerca del amor, recordando que nadie está obligado a amarnos así, como tampoco nosotros estamos obligados a amar a otra persona, amar es una decisión, uno mismo decide dónde depositar sus efectos y así como también cuando retirar esos afectos de la otra persona.





4. No es amor, es apego.

Esta es la frase que a muchas personas en consulta les causa un choque tremendo, ¿Qué es amor y qué es apego?.

Entendiendo el amor desde su definición más racional, llamémosle “aquellas emociones y sentimientos que depositamos de manera romántica en otra persona”, ahora bien entendemos el apego como un “mecanismo infantil de supervivencia básica”, es decir los niños pequeños están prácticamente indefensos en el mundo, por lo cual, necesitan apegarse o estar al lado de otra persona para poder sobrevivir, ya que no pueden hacerse cargo de sí mismos.

El problema está cuando en nuestra vida adulta malinterpretamos esto, lo cual definitivamente está íntimamente relacionado con la autoestima, ya que por lo general, las personas que tienden a apegarse demasiado con otras, es porque no se sienten capaces de poder protegerse a sí mismos, y por ende necesitan de otra persona que les brinde esa protección, donde las personas con una autoestima alta, en definitiva les cuesta por lo mismo apegarse a las personas, ya que se sienten tan capaces de ser independientes y de cuidar de sí mismos que no tienen la necesidad de apegarse otras personas.

Esa es la diferencia clave entre el amor y el apego, el amor son todas aquellas emociones y sentimientos, mientras que el apego aparece cuando no nos sentimos capaces de protegernos a nosotros mismos, y por eso generamos necesidad hacia la otra persona.





5. Miedo a la soledad.

Este es otro de los miedos aprendidos que forman parte de nuestra cultura, ya que aún en la actualidad tanto hombres como mujeres de entre 25 y 35 años, que aún no tienen pareja o no se encuentran casados, se sienten “los quedados”, o esa tendencia a pensar que “ya se les fue el tren”.

Esto nos puede llevar a no querer dejar ir a nuestra ex pareja, por temor a no encontrar una nueva pareja en un futuro, y por ende quedarnos solos o no tener a nadie con nosotros, donde la clave de todo eso se encuentra en qué es importante aprender a vivir en soledad, es parte de lo que necesitamos para mejorar nuestra autoestima, ser independientes, el entender que una relación de pareja no es indispensable para nuestra vida, con o sin pareja nosotros vamos a seguir viviendo, sin embargo hay personas que le tienen muchísimo miedo afrontar la soledad, hay que aprender a disfrutar de nuestro tiempo, de nuestro espacio, de hacer nuestras propias cosas, el no tener pareja nos evita tener que mediar, para empezar con la disposición de nuestro tiempo, ideas y con muchísimas cosas más, eventualmente llegará el momento, solo necesitamos tener paciencia, incluso en la actualidad muchos jóvenes están decidiendo no tener pareja, porque para todos tiene una interpretación diferente sin embargo, la soledad, nunca será pretexto para iniciar una relación de pareja y tampoco para no querer finalizarla o no superar a tu ex pareja.





No hay comentarios.: