¿Qué es el conductismo? | Historia y definición - Más Sobre Psicología

Más Sobre Psicología

Te explicamos de manera sencilla todo lo que necesitas saber sobre psicología para tu vida diaria.

lunes, 29 de abril de 2019

¿Qué es el conductismo? | Historia y definición



¿Qué es el conductismo? | Historia y definición

Las ideas conductistas son varios de los principios básicos y una corriente dominante en el mundo de la Psicología durante más de cien años. Estudiantes de todo el mundo conocen los famosos postulados de los conocidos Psicólogos Ivan Pavlov (1849 – 1936) y Frederic Skinner (1904 – 1990) que son, respectivamente los representantes del conductismo. No obstante, con el fin de agrandar el conocimiento acerca del conductismo, o bien introducir a nuevas personas a los conceptos básicos de esta corriente de la Psicología, el día de hoy, realizamos este artículo.

Historia y definición del conductismo

ARTÍCULO RECOMENDADO: Estas son las estrategias de persuasión que usan los vendedores para convencerte

Puesto que hablar de psicología trata de hablar acerca del comportamiento del ser humano en todos aspectos, el tratar cada uno de los apartados de la mente humana es un trabajo extenso y se es necesario ver los estudios sobre diversos puntos de vista. De ahí nacen las diferentes corrientes de la psicología. Los psicólogos defensores de las ideas conductistas, al principio no eran muy amigos de aquellos que seguían las ideas de psicólogos gestálticos, psicoanalistas, o psicólogos con tendencias humanistas, pues, en ese entonces se argumentaba que, “El conductismo proponía una forma de empirismo ingenuo”. Las riñas entre diferentes corrientes fueron cesando con el paso del tiempo, hasta la actualidad, donde los puntos de vista anteriores tienen todos, igual aceptación.

Gracias a lo anterior, se pudo definir al conductismo como una “ideología” fundamentada en criterios, creencias o reglas básicas que posean los individuos, y no tanto en el conocimiento de los procesos mentales que se tengan en la mente del paciente. Los conductistas señalan que esta corriente se podría definir como la “Psicología del comportamiento”.

Los orígenes del conductismo se desarrollan en el positivismo lógico y empirismo de los filósofos británicos, los cuales argumentan que los procesos mentales desarrollados por un sujeto son causados por tendencias en el comportamiento que el paciente tenga.

Por tanto, queda preguntarnos ¿De dónde surge un comportamiento específico? ¿Cuál es la raíz? Los empiristas, creían que las personas adquieren el conocimiento, a partir del entorno que les rodea y, por tanto, otras personas, por medio de la asociación de ideas (comportamientos o experiencias (estímulos). Gracias a este proceso, las personas aprenden acerca del mundo y lugares o situaciones que este presente.

Los conductistas afirman que es por medio de este proceso también, que los niños en edades tempranas saben perfectamente cómo comportarse, cuáles son los peligros del entorno, a quién recurrir en caso de necesitar ayuda y a quién no, así como también, cuáles son las acciones que puede llevar a cabo sin que salga perjudicado. Asimismo, los defensores del conductismo están a favor de minimizar los estudios de los estados internos de la psicología, para sustituirlos por conceptos de conducta, pues se menciona que, por medio de la conducta, es donde recae el verdadero peso psicológico.

A lo largo de los siguientes años, han aparecido variantes del conductismo, como la forma clásica o fisiológica, mismas que llevan a otro nivel la percepción conductista:

En realidad, no sólo los seres humanos aprenden de manera empírica, sino también las demás especies del reino animal, por lo que, muchas de las técnicas del conductismo, son usadas para la corrección o mejora en el comportamiento de mascotas domésticas, como perros, pero también para animales en zoológicos. Por sus implicaciones en campos tan amplios, el conductismo, es considerado como una ciencia natural.

Ejemplo de conductismo aplicado en animales:

Cuando a los perros se les enseña a realizar “trucos”, como alzar una pata, traer determinados objetos o incluso ponerse sobre “dos patas” cada vez que ven a su dueño, se aplican técnicas de entrenamiento basadas en el conductismo. Se le habitúa al perro a realizar cierta acción y cada vez que éste la realice de forma correcta, ganará un premio (normalmente comida o juguetes). Por tanto, es posible que el animal repita ese comportamiento, pues lo asocia al premio que recibió, creando con el paso del tiempo un ciclo de repetición que implica un aprendizaje y un comportamiento condicionado.

En siguientes artículos, hablaremos acerca de la teoría del aprendizaje social, la teoría que fue clave para comprender cómo aprendemos. Mientras, cuéntanos, ¿Qué opinas acerca del conductismo? ¿Sabías de dónde proviene?

No hay comentarios: