martes, 10 de abril de 2018

Recomendaciones sobre “tiempo frente a pantallas” en la infancia y niñez | Más Sobre Psicología

Recomendaciones sobre “tiempo frente a pantallas” en la infancia y niñez


Los niños y las niñas de hoy en día crecen rodeados de medios digitales (celulares, computadoras, tabletas y televisión), lo cuál tiene consecuencias positivas y negativas sobre el desarrollo. A continuación, presentamos un resumen de las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría respecto a “tiempo frente a pantallas” (screen time), publicadas en octubre de 2016.
  • < 18 meses: evitar pantallas (excepto para hacer video-llamadas)
  • 18 – 24 meses: los padres y cuidadores que deseen introducir medios digitales deberán escoger programas de alta calidad, y usarlos en familia para ayudarle a los niños y niñas a entender qué están viendo
  • 2 – 5 años: limitar el tiempo frente a pantallas a 1 hora por día con contenidos de alta calidad. Los padres y cuidadores deberán usar y ver los programas y ayudar a los niños y niñas a entender qué están viendo y cómo se relacionan los contenidos con el entorno y la vida cotidiana.

  • > 6 años: poner límites consistentes sobre el tiempo y tipo de medios digitales, y asegurarse que éstos no reemplacen el sueño adecuado, la actividad física y otras conductas importantes para la salud (como juegos, actividades artísticas y convivencia)
  • Para todas las edades
    • Designar tiempo libre de pantallas (como la hora de la cena o al manejar) y espacios libres de pantallas (como los cuartos)
    • Tener diálogos constantes sobre la ciudadanía digital, la seguridad en línea y la importancia de relacionarse siempre, en línea y fuera de esta, con compresión y respeto.

Para saber más:
https://www.aap.org/en-us/about-the-aap/aap-press-room/pages/american-academy-of-pediatrics-announces-new-recommendations-for-childrens-media-use.aspx
Leer Más

martes, 27 de marzo de 2018

El divorcio y los hijos: cómo abordarlo correctamente | Más Sobre Psicología



El divorcio y los hijos: cómo abordarlo correctamente

A continuación se mostrarán una serie de ideas para llevar a cabo un divorcio lo menos traumático posible para los niños:
i. El niño debe enterarse de la separación por los padres, antes que por otros canales o porque se dé cuenta él mismo. Por favor, tomaros un tiempo para hablar con vuestros hijos y explicarles en términos sencillos lo que va a suceder y cómo va a afectar a sus vidas. Procurad ser más descriptivos que valorativos y más positivos que críticos, sin hacer juicios de valor ni aprovechar para atacar a la pareja.

ii. Es importante dejar muy claro a los hijos que no habrá vuelta atrás, para lo cual la decisión debe estar suficientemente meditada antes de dar el paso. Si el niño se aferra a fantasías de reunificación, la adaptación a su nueva situación será más difícil.

iii. Asegurad a los hijos que la ruptura nada tiene que ver con ellos. Si las discusiones habituales suelen ser por temas relacionados con los hijos (educación, cuidados, colegio…), éstos pueden interiorizar que el divorcio es culpa suya.
iv. Tampoco es recomendable que un miembro de la pareja cargue con las culpas de la ruptura. Las circunstancias que llevan a esta situación son complejas y suelen tener que ver, en unos casos, con la incapacidad conjunta de los miembros para resolver las diferencias que han ido surgiendo en la relación; en otros casos, simplemente los sentimientos de una parte hacía el otro miembro de la pareja han ido cambiando. Esto no es aplicable en caso de malos tratos.

v. Es importante no hablar mal del otro cónyuge, aunque se tengan muchos motivos para hacerlo. Hay que tener en cuenta que los hijos deberán luego relacionarse con ambos padres; por lo tanto, conviene que mantengan una buena opinión de ambos, no sólo para mantener unas buenas relaciones, sino también para su propia evolución de niños a adultos. De nuevo, esto no aplicable en casos de malos tratos.

vi. Insistir en la idea de que la ruptura no afectará al amor que se tiene por los niños. Ellos necesitan seguir sintiendo muy vivo el vínculo que les une con ambos progenitores. Explicar que el amor se apaga en la pareja, lateralmente, pero no hacia abajo en ningún caso y que eso no va a cambiar.

vii.  Es imprescindible detallarle al niño con quién va a vivir y dónde, si habrá cambio de colegio y cualquier cosa que vaya a afectar a su vida diaria y su rutina.
viii. Dar la oportunidad de preguntar y responder a las questiones que planteen los hijos, con cautela, pero con sinceridad.
ix. Si los niños son lo suficientemente maduros, como puede ocurrir con adolescentes, será beneficioso para ellos permitirles participar en las tomas de decisiones sobre las consecuencias de la ruptura y sus detalles.

x. Aunque como pareja ya no se tenga relación, hay que tener claro que sí existirá una relación como padres de unos hijos comunes. Por lo tanto, hay que mantener abiertas ciertas vías de comunicación, como mínimo, para cosas que atañan exclusivamente a los hijos.

xi. No someter a los niños a interrogatorios cuando vuelven del periodo de visitas. Para eso están las vías de comunicación abiertas con el otro progenitor, si se desea saber algo que nos preocupe o negociar cualquier particular. Debemos aceptar que se trata de un tiempo que no nos pertenece y que no podemos recuperar a base de preguntas.

xii. No sonsacar información para inmiscuirse en la vida sentimental del otro cónyuge. Hay que respetar la intimidad y la libertad de la otra casa y no usar a los niños como espías.
xiii. Imponer la presencia de una nueva pareja a los hijos en el propio domicilio se debe hacer con mucha cautela y solamente cuando se está muy seguro de que será un cambio estable. A los niños le cuesta adaptarse a cada nueva situación, a cada nueva presencia y a cada nueva ausencia.

xiv. Si aceptamos y colaboramos con la nueva pareja de nuestro cónyuge, en lugar de rechazarla o criticarla, los niños serán los mayores beneficiados.

Por último, recordar que, a pesar de que un divorcio es una fuente de estrés y un reto de adaptación tanto para padres como para niños, un matrimonio conflictivo puede ser aún peor. Por ello, un divorcio que suponga el cese de las hostilidades, puede ser una solución salomónica y beneficiosa para todos; no obstante, no lo será en absoluto si tal divorcio supone continuar con las hostilidades o, aún peor, si se convierte en el preludio de ataques inéditos hasta el momento.





Imagen: Pixabay

Leer Más

sábado, 24 de marzo de 2018

10 técnicas de estudio para retener y recordar eficazmente | Más Sobre Psicología

10 técnicas de estudio para retener y recordar eficazmente


5 Técnicas de estudio para retener eficazmente la información.


1.    Focalizar la atención: Hacer sólo una cosa de cada vez.

2.    Verbalizar y repetir: Repasar en voz alta lo que queremos recordar ( y cuando digo alta, es como si se lo contáramos a alguien más que al cuello de la camisa).


3.    Escribir (mentalmente): Repasa y repasa siempre que puedas mentalmente.

4.    Ordenar y clasificar: La memoria hay que verla como una habitación, cuanto más orden haya, más fácil será encontrar lo que buscamos, trata de saber ubicar lo que estudias (esquemas, mapas conceptuales o mapas mentales).


5.    Visualizar y asociar: Incorpora los sentidos al recuerdo, nuestra memoria como ahora ya sabes, es visual y auditiva y hasta gustativa te dirán algunos, trata de visualizar eso que quieres memorizar y ponle sentidos.



5 Técnicas de estudio para recordar mejor.


1.    De más a menos: Primero lo más externo, leer la portada y contraportada del libro, ubica el tema, lee los índices y luego los subíndices.

2.    Mapas Mentales: No hace mucho que los aplico, pero pocas veces me he encontrado con algo tan útil, hago un primer esbozo del tema, donde incluya los índices y los subíndices, en medio folio, no hace falta más. Y siempre que estudio cualquier tema, lo tengo al lado, a la vista, para ubicar dentro del tema la parte que estoy estudiando, así sabré colocarlo luego en mi habitación del palacio de la memoria.


3.    Visualización: Cuando tenemos dudas de si realmente hemos estudiado de manera eficaz, cierra el libro, y haz el siguiente ejercicio.”Explíca a un niño imaginario en qué consiste lo que acabas de estudiar”.

4.    Lectura Rápida: un estudiante universitario, debería tener una lectura de unas 250 ppm (palabras por minuto), prueba a leer una página, cuenta las palabras que contenía y divídela por el tiempo que tardaras. Así sacarás tus ppm.

5.   Método de la historieta: Es fácil que ya hubieras oído hablar de esta técnica. Nuestra memoria es capaz de almacenar en la MLP aquellas situaciones que nos resultan curiosas (facilitan el aprendizaje a nivel neuroquímico), así que lo que hacemos es aprovechar esa circunstancia para recordar el tedioso tema de estudio.



Fuente: Psicología Curiosa- Bajo una licencia deCreative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Imagen: Designed by Freepik


Leer Más

martes, 6 de marzo de 2018

¿Por qué te cuesta adquirir hábitos de vida saludables? | Más Sobre Psicología


¿Por qué te cuesta adquirir hábitos de vida saludables?

Puede que te hayas planteado varias veces dejar de fumar o de beber tanto alcohol, cambiar tu alimentación, llevar una vida menos sedentaria u otro tipo de conductas que no son beneficiosas para tu salud. Tienes una idea clara de cuál es la meta que quieres conseguir y, sin embargo, ¿por qué no lo haces? ¿Por qué te cuesta adquirir hábitos de vida saludables?

Desde diferentes ámbitos de la psicología llevan tiempo investigando qué factores influyen en la adquisición y mantenimiento de las conductas saludables, con el fin de desarrollar intervenciones que puedan ayudarnos en ese proceso.

Hay que recordar que un estilo de vida saludable conduce a un bienestar físico y psicológico que se traduce en una mayor calidad de vida.

El papel de la personalidad

La literatura científica ha revelado que hay diversas características de nuestra personalidad que favorecen la adquisición de unas u otras conductas.

La impulsividad, la hostilidad, el cinismo, la personalidad ansiosa y la afectividad negativa están más presentes en la adquisición de conductas de salud perjudiciales.
En cambio, la responsabilidad, el optimismo y la afabilidad benefician las conductas de salud.

A su vez, encontramos que algunos rasgos de personalidad como la extraversión, la búsqueda de sensaciones y la competitividad pueden desencadenar tanto conductas protectoras como conductas perjudiciales para la salud.

No obstante, cabe preguntarse: ¿el comportamiento depende única y exclusivamente de los rasgos de nuestra personalidad?

La respuesta es no; estas características por sí solas no explican la dinámica de la conducta. Nuestro comportamiento también está mediado por otra serie factores que son la base para que se produzca el cambio.


Otros factores que median en el cambio hacia conductas saludables 

El apoyo social está formado por una red que incluye a familiares, amigos y personas cercanas al individuo con los cuales éste se relaciona, en ocasiones ayuda y, en otras, encuentra la ayuda que necesita.

Las relaciones sociales ejercen influencia sobre el individuo en función de: lo cercanas o distantes que son, la calidad de la intimidad generada, el nivel de compromiso que nos demuestran, su capacidad para ofrecernos un entorno donde nos sentimos seguros emocionalmente y, sobre todo, la manera en que nosotros percibimos un apoyo efectivo.
Respecto al desarrollo de hábitos saludables, el apoyo social es un factor importante para conseguir este objetivo, porque muchas veces estos cambios corren parejos con la necesidad de realizar ciertos cambios en los patrones de conducta de la unidad familiar, o bien con nuestra pareja o con nuestros amigos más cercanos.

Para finalizar, tenemos las motivaciones o causas últimas que hacen que el individuo inicie la acción necesaria para alcanzar las metas propuestas. Este factor es una de las claves para conseguir los objetivos, ya que es la “intención” la base de la motivación que lleva al individuo a tomar la decisión de cambiar el hábito pernicioso por el saludable.
Sin embargo, la simple intención no servirá de mucho, si no viene acompañada por una “implementación de la intención”. Es decir, por un plan de acción claro, con pasos u objetivos pequeños y realizables que, paulatinamente, nos vayan acercando al objetivo final.

¿Cómo podemos utilizar esta información? 

Si tienes intención de cambiar algún hábito perjudicial para tu salud por otro más beneficioso, es interesante que antes de iniciar la conducta realices una evaluación del conjunto de los factores que median en el cambio.
Empezaremos estableciendo una meta que queremos conseguir, el inicio de un hábito saludable, lo que implicará un cambio de conducta y/o el abandono de otras conductas que ponen en riesgo tu salud.

Diseña una estrategia que planifique las circunstancias en las que se va a llevar a cabo la conducta. Responde a las preguntas clave: qué, con quién, cómo, cuándo, dónde y para qué voy a iniciar una nueva conducta saludable. Revisa en qué medida los factores mediadores (apoyo social, sucesos vitales y cotidianos, actitudes, creencias y motivaciones) pueden ser una ayuda o un inconveniente para el cambio. Aprovecha estas ayudas y convierte los obstáculos en retos a superar, centrándote más en las soluciones que en los problemas. Prémiate continuamente, conforme vayas consiguiendo pequeños objetivos. Y, por último, si sufres recaídas, no las conceptualices como grandes fracasos, sino como parte natural del proceso hasta la instauración definitiva de tu nuevo hábito saludable. Es mejor dejar de fumar a la cuarta intentona, que tirar la toalla a la tercera recaída.

Una vez iniciada la nueva conducta saludable, todo este proceso debe ser continuamente revisado, porque las circunstancias irán cambiando según progreses, así como tus recursos personales para seguir mejorando.  El camino hacia una vida más saludable es un proceso dinámico que debe ser flexible, actualizable y adaptable a las contingencias que aparecen en la vida de cada uno.





Leer Más

lunes, 26 de febrero de 2018

Baja Autoestima, ¿Cómo superarla? | Más Sobre Psicología

Baja Autoestima, ¿Cómo superarla?

¿A QUÉ PODEMOS LLAMAR AUTOESTIMA?

Formalmente podríamos definirlo como un rasgo de la personalidad, que está en relación con el valor que un individuo hace de su persona, una relación entre el conjunto de necesidades satisfechas y las necesidades sentidas.
Es dentro de la personalidad, el componente evaluativo, que depende del Yo ideal (el “modelo” perfecto) y el Yo real, por eso es muy importante, ser conscientes de nuestros fallos, y llegar a tratar de cambiar esos detalles que no nos agradan de nosotros mismos.

ES POSIBLE QUE TENGAS BAJA AUTOESTIMA SI:

·         Sobregeneralizas: Desde un hecho puntual (suspender un examen) construyes algo global (Ser mal estudiante).
·         Haces designación global: describirte siempre en términos peyorativos. (Equivocarte al hacer algo y decirte: “Soy un estúpido“).
·         Buscas constantemente la opinión de los demás, sin tener confianza en tus propias decisiones.
·         Sientes la necesidad de contar a alguien “más fuerte” que tú, los dilemas que se te presentan en la vida (dependencias emocionales).
·         Buscas agradar constantemente, buscando la aceptación de los demás.
·         Si tienes miedo a enfrentarte a nuevos retos, a salir de tu zona de confort, desconfías de tus capacidades para sobreponerte a las situaciones novedosas.
·         Proyectas en los demás (o en las circunstancias) tus errores, no aceptas que puedas equivocarte y no consigues avanzar.
·         Si la baja autoestima afecta a tu físico, tenderás a ocultarlo (evitando ir a la piscina, vistiendo ropa holgada, etc…).
·         Abandonas las tareas antes de terminarlas, por miedo a no cumplir las expectativas (generalmente por un perfeccionismo extremo).
·         Razonamiento emocional: Tendencia a pensar que las cosas son como uno las siente.
·         Tienes dificultades para mantener relaciones afectivas.
·         Tienes un gran miedo al fracaso y al ridículo.
Todo esto, no son más que una serie de rasgos, uno o un par de ellos no son indicativos de nada, e incluso un conjunto de ellos, daría lugar a un criterio diagnóstico, pero aún así requeriría observación. De todas formas, el que tiene baja autoestima buceando en si mismo, y tratando de no mentirse, ya lo sabe.

¿POR QUÉ NECESITAMOS TENER UNA AUTOESTIMA ALTA?


·         Para ser nuestro Yo Real.
·         Para llevar a cabo las cosas que nos gustan.
·         Para aprender a enfrentarnos a las dificultades.
·         Para buscar relaciones en las que estemos a gusto, y no en las que llenemos nuestras carencias o dependencias.
·         Para no sentir a los demás como amenazas.
·         Para aprender a tener una actitud crítica con nuestras ideas.
·         Para sentir alegría por el bien ajeno.
·         Para tolerar el fracaso y la frustración pudiendo así aprender de ellos.
·         Para aprender a ser asertivos.
·         Para que nuestras metas sean dignas y exigentes con nuestras capacidades.
·         Para tener confianza y seguridad.
·         Para ser Feliz.

¿QUÉ PUEDES HACER PARA COMBATIR LA BAJA AUTOESTIMA?

Para mejorar la autoestima, tenemos que conocer plenamente nuestro Yo Ideal, tratar de “relativizarlo” y que nuestro Yo Real se convierta poco a poco en nuestra identidad, ¿Se entiende a la primera?…
Bueno, por si acaso, aquí van una serie de pautas generales que podemos practicar en nuestro día a día, con nosotros y con los demás (tan importante como ayudar a nuestra propia autoestima, es contribuir a mejorar la baja autoestima de los demás).

No Generalices.

Cuando falles, se consciente que TODOS, hasta los más expertos fallan, de hecho aquellos que llamamos expertos lo son, porque han sabido sobreponerse a todos sus errores.

Céntrate en lo positivo.

Acostúmbrate a ver las características buenas que tienes. Todos tenemos algo que nos ha de hacer sentirnos orgullosos, aprécialo y tenlo en cuenta cuando tu mente intente boicotearte en evaluándote.

Hazte consciente de los logros y éxitos.

Relacionado con el anterior, está el hecho de hacerte consciente de los logros que has tenido, lo que has hecho bien, lo que en tu adolescencia te hacía “especial” en tu grupo de amigos. Y los éxitos que hoy en día tienes sin darles importancia, aparta el exceso de humildad, abandera con orgullo lo que hagas bien.

No te compares.

Todos somos diferentes, a todos se nos dan bien unas cosas y mal otras, no tienen sentido las comparaciones, somos únicos. Nunca te sientas inferior.
Confía en ti mismo.
Trata de no depender del diamante, actúa acorde a tus sentimientos y pensamientos, deja de pensar en lo que otros dirán, será la única manera que tendrás de estar a gusto contigo mismo.

Acéptate a ti mismo.

En línea con el anterior, por delante de todo, eres una persona importa y valiosa, tal y como eres,  no importa lo que hagas mal, ni aunque fueras la persona más torpe del planeta, así que métetelo en esa cabeza para siempre.

Esfuérzate por mejorar.

Trata de superarte a ti mismo, observa esos aspectos de tu Yo Real que quieras mejorar (repito, los que TÚ quieras mejorar, no los demás, ni tu pareja, ni la sociedad, ni nadie) y esfuérzate, ponte metas y ve cumpliéndolas poco a poco.


Fuente con: Licencia de Creative CommonsReconocimiento 4.0 Internacional. – Psicología Curiosa. Baja Autoestima, ¿Cómo superarla? – Psicología Curiosa.
Leer Más

domingo, 25 de febrero de 2018

¿Qué son los inhalantes? | Más Sobre Psicología


¿Qué son los inhalantes?

Si bien se puede abusar de muchas drogas por medio de la inhalación, el término inhalantes se refiere a las varias sustancias que las personas usualmente consumen solo por inhalación.
Estas sustancias incluyen:
·         solventes (líquidos que se convierten en gas a temperatura ambiente)
·         aerosoles
·         gases
·         nitritos (medicamentos de venta con receta para el dolor de pecho)

Varios productos que pueden comprarse fácilmente y que se encuentran normalmente en el hogar y en el lugar de trabajo son inhalantes: pinturas en aerosol, marcadores, pegamentos y líquidos de limpieza. Estos productos contienen sustancias peligrosas que, cuando se inhalan, tienen propiedades psicoactivas, es decir, alteran la mente. Generalmente, las personas no ven estos productos como drogas porque no están destinados a generar un estado de euforia o colocón o “high”, pero hay gente que los usa con ese fin. Cuando estas sustancias se emplean para lograr un estado de euforia, se las llama “inhalantes”. La mayor parte de los consumidores de inhalantes son niños y adolescentes, y los inhalantes son la única clase de droga que tiene más uso entre los adolescentes más jóvenes que entre los más grandes.

¿Cómo se usan los inhalantes?

Las personas que usan inhalantes los aspiran por la boca (huffing) o la nariz de varias maneras:
·         inhalando o aspirando el vapor desde un envase o dispensador (como una botella de pegamento o un lapicero marcador)
·         rociando aerosoles (como los limpiadores de polvo para computadoras) directamente en la nariz o en la boca
·         aspirando por la boca sobre un paño empapado en la sustancia
·         aspirando o inhalando el vapor de sustancias vaporizadas en el aire o dentro de una bolsa de papel o plástico
·         inhalando el contenido de globos inflados con óxido nitroso, también llamado “gas hilarante”
Si bien el colocón que producen los inhalantes normalmente dura unos pocos minutos, las personas a menudo tratan de hacerlo durar inhalando una y otra vez durante varias horas.

Productos que se usan como inhalantes

Solventes

·         productos de uso industrial o doméstico, como:
·         removedores o diluyentes de pintura
·         líquidos para limpieza a seco
·         gasolina
·         fluido para encendedores
·         productos de arte / para la oficina, como:
·         líquidos correctores
·         fluido de marcadores de felpa
·         limpiadores de contactos electrónicos
·         pegamento

Aerosoles

·         productos en aerosol de uso doméstico, como:
·         pintura en aerosol
·         fijador para el cabello o desodorante en aerosol
·         productos de limpieza de computadoras en aerosol
·         aceite vegetal en aerosol

Gases

·         forman parte de productos comerciales o de uso en el hogar, como:
·         encendedores de butano
·         tanques de propano
·         dispensadores o aerosoles de crema batida (whippets)
·         productos que se usan como anestésicos (para que los pacientes pierdan la sensibilidad durante operaciones o procedimientos médicos), como:
·         éter
·         cloroformo
·         óxido nitroso

Nitritos

·         a menudo se venden en frascos pequeños con etiquetas de:
·         limpiador de cabezal de vídeos
·         aromatizador de ambientes
·         limpiador de cueros
·         aroma líquido

¿Qué efecto tienen los inhalantes en el cerebro?

La mayoría de los inhalantes afectan el sistema nervioso central y enlentecen la actividad cerebral. Los efectos a corto plazo son similares a los del alcohol e incluyen:
·         pronunciación balbuceante o distorsionada
·         falta de coordinación (control del movimiento corporal)
·         euforia (colocón o “high”)
·         mareos
La persona también puede sentir vahídos o tener alucinaciones (imágenes o sensaciones que parecen reales pero no lo son) o delirios (creencias falsas). Con la inhalación repetida, muchas personas se sienten más desinhibidas y con menos control. Algunas pueden vomitar, sentir mareos por varias horas o tener dolor de cabeza por un rato.

A diferencia de otros inhalantes, los nitritos, que a menudo son recetados para el tratamiento del dolor de pecho, se emplean en forma inapropiada para aumentar el placer sexual al expandir y relajar los vasos sanguíneos.

Fuente con Licencia CC4.0 NeuroMéxico - ¿Qué son los inhalantes? por NeuroMéxico. 
Leer Más
Oscar Gabriel Covarrubias Uh & Citlalli Odette Martín Vázquez. Con la tecnología de Blogger.