jueves, 13 de diciembre de 2018

¿Cómo lidiar con un compañero con trastorno límite de la personalidad?




¿Cómo lidiar con un compañero con trastorno límite de la personalidad?
El trastorno límite de la personalidad (TLP) es una enfermedad mental que puede causar que las personas afectadas tengan una imagen negativa de sí mismas, tomen decisiones arriesgadas o impulsivas, participen en conductas autodestructivas y tengan emociones intensas y cambios de humor.

Además, el TLP, que probablemente sea causado por una combinación de factores ambientales, actividad cerebral y genética, puede llevar a las personas a tener problemas para identificarse con los sentimientos de los demás y temen que sus seres queridos los abandonen.



No hace falta decir que estos síntomas pueden crear una tormenta perfecta para una relación tumultuosa. Por un lado, es desafiante estar en una relación con alguien que tiene TLP porque uno de los sellos distintivos es este miedo al abandono real.

A pesar de los desafíos que el TLP puede traer a una relación, las habilidades de comunicación y el autocuidado son importantes para ambos compañeros. Aquí van algunos consejos para que puedas lidiar con tu compañero. ¡Lee cuidadosamente!

Busca información
Aprender todo lo posible sobre el TLP puede aumentar la empatía en una relación. Si eres el compañero afectado por TLP, educarte sobre el trastorno puede ayudarte a explicar tus sentimientos y comportamientos y ayudar a aliviar la vergüenza. 

La educación puede ayudar al cónyuge sin TLP a entender que es una enfermedad, no una opción. Cuando la persona responde por miedo, vergüenza o falta de autoestima, el cónyuge puede entender esta no es, completamente, la persona que conoce, sino que es un episodio que pasará.

Consigue ayuda
Buscar el apoyo de un consejero o terapeuta de salud mental, por separado o en pareja, puede ayudar a las personas afectadas por TLP a obtener información, comunicarse de manera más efectiva, resolver conflictos y fortalecer sus relaciones.

Debido a que una persona con TLP también puede experimentar otras afecciones, como trastornos de ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT), trastorno bipolar, depresión, trastornos de la alimentación y abuso de sustancias, es importante que ambos mantengan informado a su terapeuta sobre los cambios en el estado de ánimo.

Practica una comunicación saludable
Cuando te comuniques, no digas nada que pueda hacer que la persona con TLP se sienta desairada o descuidada. Escucha activamente y haz tu mejor esfuerzo para responder de manera positiva: hazlo siempre con amor en lugar de atacar o derribar a la persona.



Realiza preguntas abiertas
Si eres pareja de alguien con este trastorno, es importante hablar objetivamente y tener en cuenta que el TLP puede hacer que la gente malinterprete lo que otros le dicen. Hacer preguntas abiertas también puede ayudarles a sentir que están siendo escuchados.

Es posible que tengas que usar tus palabras en lugares donde supondrías que tu expresión facial o el matiz en la habitación lo dejaría en claro: incluso podría ser necesario deletrear.

Habla solo cuando tu pareja esté calmada
Un episodio grave de TLP no es el momento para abordar temas potencialmente delicados, como la limpieza de tu sala de estar o el presupuesto familiar.

Hacerlo puede llevar a tu pareja con TLP a tomar decisiones irracionales. También es más probable que esté a la defensiva, se aparte o adopte conductas de autolesión cuando sus síntomas no se controlan.

Ofrece apoyo
La pareja debe proporcionarle a la persona con TLP apoyo emocional y alentarle a tomar su tratamiento. Es muy importante que el compañero le diga a la persona que está allí, que entiende que es difícil y que quiere ayudarle de cualquier manera que pueda, ya sea que le rechace o no.

Evita etiquetar o culpar
Es importante tener cuidado de no culpar todo lo que la persona con TLP dice sobre su enfermedad mental, porque entonces comienza a convertirse en una especie de insulto o abatimiento.

Toma las amenazas en serio
Las amenazas de autolesión o suicidio nunca deberían convertirse en una forma de chantaje en la relación, pero deben tomarse en serio, independientemente, de si tú crees que la persona planea seguir adelante.



Priorizar el autocuidado
Del mismo modo, estar en una relación con alguien que tiene TLP puede ser una sensación de necesidad. Sim embargo, es importante buscar tu propio sistema de apoyo y tener una salida saludable para lidiar con el estrés.

Se puede vivir una vida normal con TLP
Las personas con TLP suelen tener conductas arriesgadas, como gastos excesivos, consumo de drogas, manejo imprudente o autolesión debido a la falta de inhibición.

Aunque estos comportamientos pueden ser peligrosos y potencialmente mortales, muchas personas con TLP son individuos de alto funcionamiento: hay diferentes grados de severidad.

Aunque el TLP pueda ser una situación bastante difícil con la cual lidiar, no es imposible. Solo necesitas paciencia, información y mucho amor.

Editor de gananci.com

Lee otros articulos de Gananci: 


Leer Más

viernes, 5 de octubre de 2018

El sarcasmo estimula la creatividad | Más Sobre Psicología


El sarcasmo estimula la creatividad

El sarcasmo además de no ser perjudicial para las relaciones sociales estimula el pensamiento creativo.

Muchas personas consideran que el sarcasmo no requiere demasiado intelecto sin embargo se ha comprobado que éste puede fomentar el pensamiento creativo.
Ya que si nos ponemos a pensar un momento en el proceso mental que requiere tanto crear cómo decodificar el sarcasmo, nos daremos cuenta qué es más complejo de lo que parece, ya que en una primera instancia lo que necesitamos es separar el significado parcial del sarcasmo del significado literal, y de no ser lo suficientemente abstractos en nuestra manera de pensar, difícilmente podremos responder a ellos o incluso comprender cuando alguien se ha sarcástico con nosotros.

Leer Más

lunes, 1 de octubre de 2018

Rasgos de personalidad que poseen las personas felices | Más Sobre Psicología


Rasgos de personalidad que poseen las personas felices

Si bien como lo hemos mencionado con anterioridad, la felicidad está íntimamente relacionada con el bienestar subjetivo diversos estudios han comprobado que las personas que poseen ciertos rasgos de personalidad en específico tienden a ser más positivos y por ende a calificar su vida con mayor felicidad.

Dentro de los rasgos principales que poseen esas personas, es que suelen desalentarse con una mayor dificultad es decir que tienden a mostrarse menos negativos ante las situaciones cotidianas, por ende otro de los rasgos importantes es que suelen mostrarse como personas entusiastas, qué en vez de mirar el problema o la dificultad suelen enfocarse mayormente a las posibilidades para la resolución de un problema.
Otro de los rasgos es la capacidad que se posee para divertirse en la vida, es decir que suelen ser personas más animadas, encuentran poca dificultad para divertirse con las diferentes acciones que realizan en su vida, por ende esto reduce la cantidad de emociones negativos presentadas.

Otro de los rasgos es la perseverancia, la cual se asocia a las personas que realizan un mayor esfuerzo para alcanzar sus objetivos, de igual manera el ser compasivo, es un rasgo que tiende a generar emociones más positivas y de igual manera mejora la relación con las personas que se encuentran en nuestros diferentes contextos cotidianos.

Se ha mencionado que las emociones positivas suelen mejorar nuestra percepción de la felicidad, pero otro de los puntos importantes es la satisfacción que estas personas presentan con su vida, el mostrarse independientes y alcanzar logros.

Leer Más

jueves, 20 de septiembre de 2018

¿Es posible cambiar?




¿Es posible cambiar?


Una de las frases que más repetía el personaje Gregory House en la exitosa serie de drama médico House es “la gente no cambia”, y durante los capítulos, a través de todo su sarcasmo y las cosas que ocurrían en la historia, House probaba su teoría una y otra vez, prácticamente convenciendo a los fans del show de la veracidad de su hipótesis.
Sin embargo, la vida real no es un set de televisión hospitalario. Ella es como cada persona la pinte para sí misma, siendo consciente de este hecho o no. Según Gananci, somos capaces de forjar nuestro propio destino con los pensamientos que dejamos que se instalen en nuestra mente.
Así que si tu situación no es la más ideal en este momento y quieres cambiarla, lo más probable es que puedas hacerlo. Eso sí, no ocurrirá por arte de magia ni automáticamente. Se requiere que quieras hacerlo y además, tengas disposición de dar todos los pasos que se requieren.
Algo que también es un tema de conversación constante, son los cambios de otras personas. Es decir, no solo nos preocupamos por nosotros mismos, sino por la gente a nuestro alrededor, lo cual es completamente normal. Solo que puede convertirse en problema cuando creemos que las otras personas son las que tienen que cambiar para satisfacer nuestras propias necesidades y en caso de que no lo hagan, nos sentimos y somos profundamente afectados.
Derribemos ese mito de Dr. House, la gente sí cambia. De hecho, la gente cambia por diversas razones, muchas veces a propósito y en otras ocasiones, debido a las circunstancias que las que empujan a eso.
Es tanto así, que pudiste haber conocido a alguien hace 5 años, le dejaste de ver y al encontrarse otra vez, parecer ser alguien casi completamente nuevo. Claro que siempre es posible conservar características propias que no cambian del todo, porque forman parte de nuestra esencia. Lo que es importante resaltar es que en este punto no podemos hablar de blancos o negros, también hay tonos grises y afortunadamente, esos son los más comunes.
Como ya mencionamos, hay diversas razones por las que las personas pueden cambiar, entre ellas destacaremos 3 principales:

1.- Tiempo: el cual es un factor del cual no se escapa nadie. Al paso del tiempo es prácticamente imposible mantenerse intacto.

2.- Ambiente: las situaciones que experimentamos influyen de manera importante  en cómo percibimos el mundo y la conducta que tenemos ante lo que nos ocurre.

3.- Voluntad: es una mezcla de los dos factores anteriores y además, requiere una decisión por parte del interesado en realizar los cambios en su propia vida. Es decir, que si lo que tú estás buscando es que alguien más cambie y cómo convencerle, este artículo no es para ti.
Para que pueda haber un verdadero cambio se requiere que la persona comprenda la necesidad de dicho cambio y decida actuar en base a ello. Si tú por ejemplo quisieras que tu mamá cambiara y ella está dispuesta a hacerlo por ti, pero no está convencida de que ese cambio sea necesario o le vaya a favorecer a ella, lo más probable es que no ocurra.
Por eso es que es preferible enfocarnos en nuestros propios cambios antes de voltear a mirar a los demás para exigírselos.
Algo que no todo el mundo maneja y es saberlo es que siempre hay oportunidad de mejora, así que puedes darte cuenta de que esos refranes como “loro viejo no aprende a hablar” o “árbol que nace torcido nunca su rama endereza” forman parte de la cultura popular pero no tienen por qué hacerse realidad en tu vida.
Si quieres cambiar y las personas a tu alrededor te han dicho que es muy tarde, que es demasiado difícil que eso ocurra; si tu saboteador interno te recuerda que has intentado antes y no lo has podido lograr o te dice que llevas demasiado tiempo siendo de una forma específica y para qué cambiar ahora, no les prestes atención. Para cambiar necesitas lo siguiente:

1.- Deseo férreo e inamovible de lograr el cambio: un requerimiento imprescindible para tomar la decisión que te hará dar un giro de 180º.

2.- Cambio de pensamiento: ese es el primer paso para poder cambiar las acciones. Si no quieres cambiar tus resultados, pero mantienes los mismos pensamientos, terminarás frustrado y dando vueltas en círculos.

3.- Enfoque: saber qué es lo que buscas será vital para que puedas mantenerte firme en tu decisión de cambiar. Al saber cuáles son tus objetivos podrás trazarte una estrategia que puedas seguir.

4.- Motivación: la puedes encontrar dentro de ti imaginando cómo será tu vida al obtener esos resultados que deseas, pensando en los aspectos que mejorarán a partir de esos cambios, leyendo frases como estas de Gananci, escuchando testimonios de personas que lo han logrado, etc.

5.- Disciplina: lo más probable es que no sea fácil, aquí es donde tienes que recurrir a la auto-disciplina para no perder el enfoque.

6.- Ayuda externa: habrán casos donde se requiere ayuda de alguien más. No tengas miedo de acudir con un profesional de la psicología o hablar con alguien de confianza para que te apoyen durante este proceso

7.- Paciencia: esta es una cualidad que necesita ser desarrollada y que te ayudará para que puedas esperar los cambios con serenidad mientras trabajas por ellos.

Leer Más

lunes, 3 de septiembre de 2018

¿Cómo actuar cuando una persona cerca sufre de depresión?





¿Cómo actuar cuando una persona cerca sufre de depresión?


Es algo natural el querer ayudar a las personas a las que les tenemos aprecio. Si vemos a alguien cercano con alguna necesidad, lo más probable es que hagamos todo lo que esté en nuestras manos para apoyarle. El problema es cuando no sabemos cómo hacerlo, nos podemos sentir impotentes, inútiles y hasta frustrados porque no tenemos en nuestras manos la solución para mejorar la situación del otro.

Si tú tienes amigos que te pueden ver en situaciones complicadas y no hacen nada para ayudarte dentro de sus posibilidades, puede que no sean amigos de verdad. Mira en Gananci más señales de que tienes amigos falsos.

Sin embargo, a veces es muchísimo más complejo que eso. Cuando el problema es la depresión, la mayoría de las personas no sabe cómo actuar de forma correcta frente a dicha situación. Incluso cuando se conoce la gravedad del asunto podemos tratar de actuar en base a nuestro sentido común pero no siempre lo que creemos que ayudará puede ser demasiado útil.
Hay que tomar en cuenta que la depresión no se trata simplemente de un estado de ánimo. La depresión es un patología -o trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, pérdida de interés por todo y una disminución de las funciones psíquicas.

Si sospechas que una persona que conoces sufre de esta enfermedad, puedes observarla para saber si presenta los siguientes síntomas:
- Inactividad o retraimiento anormal durante las actividades usuales
- Estado de ánimo demasiado bajo o irritable la mayoría del tiempo
- Cansancio permanente o falta de energía
- Insomnio o, en caso contrario, siestas o periodos de sueño muy prolongados
- Dificultad para aprender o concentrarse
- Pérdida de interés en cualquier tipo de actividad, incluso aquellas que la persona afectada solía disfrutar.
- Disminución de la libido
- Pensamientos recurrentes acerca de suicidio, inutilidad, desesperanza, etc.
- Abandono personal: falta de higiene, pérdida de interés en la apariencia
- Cualquier actividad les parece que toma un gran esfuerzo -que en muchas ocasiones no están dispuestos a hacer-. Apatía extrema.
- Cambios en el apetito, lo que conlleva a aumento o disminución deliberada de peso
- Etc

No hay que confundir la depresión con tristeza, ya que la segunda es una emoción común -y sana- que cualquier persona puede sentir en algunos momentos de sus vidas. Si embargo la depresión es la tristeza extrema continuada. Cuando deja de ser una emoción -reacción ante un estímulo específico- y se convierte en un estado de ánimo por el cual las personas se rigen. En muchos casos aquellos que sufren de depresión no conocen ni las razones por las cuales se sienten de esa manera. Por eso se le reconoce como una patología, ya que la esta es el resultado de un desequilibrio químico en el cerebro.
Cuando alguien sufre depresión también afecta a las personas a su alrededor, a sus amigos, familiares y personas cercanas cuyos intentos de hacer que la persona mejore pueden resultar completamente infructuosos. Pero claro que hay maneras en que puedes influir positivamente sobre la persona con depresión.

- Recuérdale su valía: uno de los síntomas de la depresión es la baja de autoestima o falta total de ella. Por ello es necesario que le recuerdes a la persona las razones por las que tú la consideras valiosa. Esto no tiene que ser un discurso preparado, es más efectivo cuando se dice de manera natural y con ejemplos palpables.
Esto no curará la depresión de tu amigo o familiar, pero definitivamente influirá de forma positiva sobre él ya que en esa situación lo que más necesitan es el apoyo.

- No le reproches: muchas veces la gente cerca a la persona con depresión le insta a “tratar” de mejorar, a salir más o a hacer mayores esfuerzos. Lo que no saben es que el desequilibrio químico puede ser bastante serio y a pesar de que ellos quieran dar lo mejor de sí mismos es casi imposible.

- Hazle saber que le apoyas: los sentimientos de soledad son recurrentes en las personas depresivas, por eso es importante que te hagas presente y demuestres tu apoyo sin juzgar ni dejar de darle importancia a lo que siente.
Si la persona rechaza tus invitaciones no lo tomes personal, trata de comprender y no alejarte. En cambio escúchale o solo acompáñale, podrías hacer una gran diferencia para bien en su vida.

- No presionar: obligar a una persona con depresión a hacer algo solo porque creemos que lo va a disfrutar es ser un gran error y traer resultados totalmente contrarios a los buscados. Ten presente que ella no quiere sentirse así, por lo que decirle que “intente” o que “salga más” es prácticamente una burla.
¿Le dirías a una persona en silla de ruedas que intente caminar sin conocer su diagnóstico? Pues tampoco le digas a alguien con depresión que te “muestre una sonrisita”.

- Habla con personas cercanas: así no serás el único que le apoye. Eso sí, debes ser muy discreto en este tema y solo compartir la información con personas de extrema confianza o aquellos con posibilidad para hacer un cambio verdadero como su pareja sentimental o sus padres, por ejemplo.

- Consíguele ayuda: la depresión no se cura sola ni es algo que desaparece de la noche a la mañana. Aunque podamos apoyar y estar presentes es necesaria la ayuda profesional para que la persona pueda volver a tener un estilo de vida saludable.
Hablarle de la importancia de buscar ayuda para mejorar su situación es prácticamente el único consejo que podemos permitirnos darles debido a que no somos psicólogos ni profesionales de la salud mental.

- No te dejes arrastrar por la situación: es importante que quieras ayudar, pero ten cuidado de engancharte en la misma situación porque tendrías más problemas. Necesitas cuidar de ti primero para poder estar saludable y fuerte para el otro. La automotivación es importante, por eso te dejamos estas frases en Gananci para que puedas comenzar con buen pie tus días.
Si te dejas “contagiar” esa tristeza permanente (terminarás destruyendo tus relaciones y sufriendo las mismas consecuencias que el otro ya está enfrentando. Entonces es necesario que te encargues de ti mismo, de tus necesidades y estés consciente de que no puedes dejarte absorber por la enfermedad de la otra persona, por mucho que te importe.

Sitio web recomendado: 
gananci.com




Leer Más

viernes, 31 de agosto de 2018

Consecuencias de darles demasiados regalos a los hijos


Consecuencias de darles demasiados regalos a los hijos.

Desde hace algunos años se comenzó hablar acerca de las consecuencias que tiene el darle demasiados regalos los hijos.

Habiendo un debate entre los que mencionan que no tiene nada de malo, mientras que otros proponen que las consecuencias de regalar en exceso pueden marcar de forma significativa la personalidad de un niño.

¿Por qué los padres dan muchos regalos a los hijos?

Cada padre tendrá una respuesta diferente ante este cuestionamiento, algunos simplemente lo hacen porque es una forma de demostrar afecto y cariño a sus hijos, otros lo hacen a manera de compensación, el darle a sus hijos lo que ellos no pudieron tener en su momento, de la misma forma, también para compensar el poco tiempo que pasan con sus hijos debido al trabajo o las labores del hogar.

Los regalos pueden darse varias veces al año o incluso dentro de un mes o únicamente aparecer con regalos bastante costosos en fechas especiales como Navidad o Día de Reyes.

En la actualidad ha comenzado a sonar fuertemente un término denominado “niños hiperregalados”, para hacer referencia a todas esas situaciones en donde los niños reciben una gran cantidad de regalos por parte de los padres.

Es un error pensar que a mayor cantidad de regalos es mayor el afecto o el cariño qué le brindamos a un niño, contrario a ser algo positivo, el mensaje que les mandamos a los niños es que el afecto puede ser sustituido por cosas materiales, generando desde una corta edad una personalidad demasiado materialista.

Dentro de las consecuencias que genera el regalar en exceso:

Niños con muy poca tolerancia ante la frustración, ya que al tener todo lo que desean de forma sencilla no aprenden aceptar o asimilar un “No” por respuesta, o que las cosas no salgan como ellos esperan.

Estos niños tienen a ser sumamente caprichosos debido a que como obtienen todo con una gran facilidad, siempre quieren más o algo diferente, por lo cual nunca llegan a estar completamente satisfechos.

Por lo anterior se vuelven niños que no suelen valorar las cosas o el valor del esfuerzo y el trabajo, ya que obtienen todo con el mínimo esfuerzo o incluso ningún esfuerzo, tienden a convertirse en niños sumamente egoísta ya que únicamente aprenden a recibir y no a dar nada a cambio.

Son niños que no se sorprenden con facilidad, debido a que ellos ya esperan que ciertos regalos le sean dados, por lo cual nunca existe una sorpresa o una gran impresión por los objetos materiales brindados más que en el primer instante.

Con todo lo anterior el mensaje que les lanzamos a los niños es que todo lo que ellos deseen deberán obtenerlo con prontitud, lamentablemente cuando los niños crecen y se enfrentan a la etapa adulta donde las cosas no siempre salen como esperamos, se convierten en personas con muy poca tolerancia entre la frustración, personas irritables y sujetos que tienden a dejar cosas a medias al no ver un resultado rápido.

Por lo anterior es de suma importancia enseñarles a los niños la palabra “No” y su significado amplio, la frustración es parte común de la vida y no podemos evitarla en su totalidad por lo cual es importante el preparar a nuestros hijos para poder enfrentar estas situaciones de la mejor forma posible.

Otra recomendación importante es que siempre los regalos deben de tener un porqué, es decir, ha de haber una explicación del porque se le está dando ese regalo.

Sitio web recomendado: 
www.gananci.com
Artículos recomendados:
Mobilexpressión
https://gananci.com/mobilexpression-es-seguro/
Como levantarse temprano
https://gananci.com/levantarte-temprano-sentirte-rey-mundo/



Leer Más

miércoles, 29 de agosto de 2018

Mi hijo es muy rebelde, no sé qué hacer; pautas para el manejo conductual.


"Mi hijo es muy rebelde, no sé qué hacer"; pautas para el manejo conductual.

Primeramente debemos entender que las conductas rebeldes de los niños son parte normal del desarrollo, ya que se encuentran en la etapa de afirmación de su “Yo”, en la construcción de su personalidad, y de igual manera se encuentran en proceso de internalizar las normas y las reglas.
Dentro de los periodos más comunes de “Rebeldía” son entre los 2 y los 6 años de edad y posteriormente en la adolescencia qué es donde se hacen más notorias estas conductas. Particularmente porque para estas etapas el niño o el adolescente lo que busca es llevar a la práctica sus creencias sobre lo que es correcto o incorrecto, lo cual lo lleva a la reafirmación de su personalidad.

La pregunta del millón: ¿podemos evitar que un niño sea rebelde?



La respuesta es NO, lo que sí podemos hacer es encontrar un equilibrio entre permitir que el niño pueda desarrollarse en su totalidad y por otro lado el enseñarle las normas y las reglas, así como la responsabilidad y las consecuencias de los actos para generar conductas más adaptativas al medio.
Dichos problemas de conducta en los niños suelen verse agravados debido a la conducta de los padres, ya que lo que buscan es que el niño pueda seguir en su totalidad las normas en casa o las normas en general y esto es prácticamente imposible.

En el momento en el que nosotros comencemos a ver la aparición de ciertas conductas negativas o comúnmente conocido como rebeldía, lo primero que debemos hacer es establecer reglas claras, pero más allá de las reglas propias lo más importante es la firmeza, ya que es necesario que toda conducta tenga una consecuencia y como consecuencia no nos referimos necesariamente algo negativo, sino que puede ser también una consecuencia positiva.
Es decir si el niño recoge sus juguetes, la consecuencia positiva podría ser pasar más tiempo en su juego favorito del parque, y una consecuencia negativa podría ser lo contrario. Otro punto sumamente importante es explicar las reglas de forma breve y concisa las veces que sea necesario.
Nunca se deben reforzar conductas negativas en el niño, ya que si hacemos esto le estamos dando una señal aprobatoria a dicha conducta, por lo cual tenderá a repetirla, una de las formas en las que se refuerzan "sin querer" estas conductas, es a través de reírnos de esa conducta negativa, es decir si el niño dice malas palabras y nos reímos le estamos dando señal aprobatoria a que repita esas malas personas.
Es muy importante evitar reaccionar de manera agresiva verbal o física ante la mala conducta de un niño, debido a que si nosotros hacemos esto, el mensaje que le estamos enviando a nuestro niño, es que la forma correcta de resolver un problema o alguna situación es a través de los gritos o de los golpes, por lo cual él comenzará a resolver sus problemas de esa manera y por ende incrementarán su conducta negativa, lo mejor ante esa situación es plantear diferentes posibilidades de solución siempre intentando llegar a un acuerdo.
Es necesario darle la oportunidad al niño de expresarse, en otras palabras escuchar la razón por la cual se está comportando esa manera, cuál es el objetivo que el niño tiene con esa conducta, lo cual permite enseñarle al niño que sus opiniones también son importantes y promueve los acuerdos, de esta forma el niño puede internalizar de mejor las reglas, mostrándole que una rabieta no es la mejor forma para darle solución a un problema.
Evita pelear con el niño, muchas veces luego de que una conducta negativa en los niños se repita, los padres suelen frustrarse reaccionando enfurecidos ante dicha conducta, esto sólo provoca una lucha de poder en la que el padre quiere imponer y quiere que el niño ceda, es importante entender que los niños son muy poco tolerantes ante la frustración, recordemos que los adultos maduros debemos ser nosotros, debemos de mantener la calma y pensar en cuál es la mejor manera de darle solución a dicha conducta.
El punto más importante de todo esto es la paciencia y perseverancia, las conductas de los niños no van a cambiar de un día a otro, es necesario ser muy paciente y constante en cuanto al planteamiento de las normas, de las reglas, escuchar, dar apertura a encontrar una solución no dañina o punitiva.
Y sobre todo explicarle al menor de que la conducta que está realizando no es correcta y aunque pueda molestarnos, no por eso vamos a dejar de quererlos ni es menos importante en nuestra vida, ya que todo este tipo de situaciones pueden generar un desgaste emocional por parte del padre, generando rechazo hacia el niño cuando se comporta de esa forma, dicho rechazo puede afectar de manera significativa al menor.

Leer Más
Con la tecnología de Blogger.